Consejos para Narradores Inexpertos

Cuarta entrega para el desafío impuesto a toda la comunidad por Trasgotauro y todo va muy bien. Hasta ahora hemos podido mantener el paso pero no ha sido fácil. Pero nos comprometimos a cumplir con el desafío y no planeamos quedarles mal.

La pregunta de hoy es bastante delicada. Hay cientos de blogs, videos y foros acerca de cómo ser un buen narrador, pero muchos caen en algo que podría ser descrito como Ricardoarjonismo. Es una tendencia que invade a todas las disciplinas del mundo, y que consiste en decir frases bonitas que no digan mucho pero que suenen profundas, sobre todo si sabes de antemano que todo el que te lea estará de acuerdo o al menos no tendrá razón para decir que lo que dices no es cierto.

Los juegos de rol no se salvan y creemos que ya hay demasiada gente diciendo lo siguiente:

  • No prepares demasiado porque YO no preparo demasiado
  • No te estreses porque YO no me estreso
  • No te tomes las reglas a pecho porque YO no me las tomo a pecho
  • Deja que todo fluya porque YO dejo que todo fluya
  • Improvisa porque YO improviso

Y así sucesivamente…

Daremos aquí entonces algo que podría llamarse “Consejos que nadie te quiere dar sobre lo que deberías hacer antes de tu primera partida como narrador” que estará realmente centrado en la persona que aspira a ser narrador y no en lo que a algún superdotado le funciona.

Léete todo el manual

No es cierto eso de que no te tienes que leer el manual de pies a cabeza. De hecho, si ya tienes ganas de narrar, lo más probable es que ya lo hayas leído sin preguntarle a nadie y sólo estés aquí para saber qué más se requiere.

Ciertamente hay cosas del manual que no necesitarás jamás, pero a menos que tengas a un veterano a tu disposición durante todo el tiempo que estés leyendo, sólo tú sabrás qué partes del manual son innecesarias para ti. De seguro llegará el momento en que te habrás leído tantos manuales que ya sabes qué es lo que te interesa y qué puedes dejar a un lado al momento de aprender un sistema nuevo. Pero, por los momentos, no hay escapatoria.

Corolario: Si alguien te dice lo contrario argumentando que ÉL no se los lee completos, de seguro estás hablando con una persona que ya ha jugado miles de partidas y sólo necesita ver un par de páginas de cada manual para saber todo lo que requiere. Pero tú no eres esa persona y te toca aprender a la manera tradicional. Por otro lado, si tienes la oportunidad de jugar cientos de partidas antes de narrar tu primera, no creo que deberías estar leyendo esto.

Prepara cada detalle de la aventura

Planificando estrategias al comienzo de la partida

Lee, prepara y memoriza cada encuentro

Sí. Mucha gente te va a decir que no lo hagas porque nunca podrás estar preparado para lo que los jugadores puedan hacer durante la partida. Nosotros te decimos que lo hagas por las mismas razones. Memoriza cada encuentro, los mapas, cada personaje con el que los jugadores puedan hablar. Lee acerca de la ciudad y su historia, prepara las tiendas con cada producto que puedan vender usando las tablas que aparecen en la sección “Equipo” en tu manual. Dibuja la utilería, los mapas, y prepara la música para cada encuentro.

Lo que sucederá durante la aventura dependerá de tus jugadores y de cómo manipules sus respuestas (en otra ocasión hablaremos de la manipulación de los narradores), pero en general pasarán algunas cosas de seguro. Probablemente no puedas decir ni la mitad de lo que sabes sobre el pueblo. Los jugadores probablemente ignorarán a la mayoría de los personajes que creaste para ellos, y ni siquiera pondrán un ojo en la tienda a la que tanto dedicaste tu tiempo. Probablemente tengas tantas cosas en tu cabeza que cometerás errores con los mapas, la música y los encuentros y olvidarás las reglas de iniciativa en cada combate.

Si todo eso pasa, lo estarás haciendo excelente. Y lo harás cada sesión mientras vayas averiguando a tu propia velocidad qué elementos son vitales en el sistema, cuáles te gusta usar más, cuáles te resultan más útiles, cuáles entretienen más a tus amigos y cuáles querrás cambiar o dejar a un lado.

Eres el único que puede saber cómo te gusta narrar y no hay manera de averiguarlo siguiendo el típico consejo “tómatelo con calma, y no te prepares tanto”. Sí, en efecto, hay algunos narradores que inventan una campaña épica 15 minutos antes de comenzar la partida y la tienen toda anotada en una servilleta, pero son muy experimentados o muy desordenados. Asumimos que eres una persona que no tiene idea de lo que hace y quiere seguir leyendo pistas.

La improvisación no se decreta

Lo importante de improvisar es conocer

El elemento de la improvisación es lo que le da a los juegos de rol su merecida fama. Pero esto no es como te lo pintan en los foros o videos de rol. Notamos que cuando muchos hablan de improvisación lo hacen tan a la ligera que creen que con decir “lo importante es improvisar” ya están dando una pista sobre cómo jugar.

 

Lo importante de improvisar es conocer. Si no te has leído bien las reglas, y no has preparado bien tus partidas, improvisar se hará mucho más difícil. Cada vez que juegas y memorizas los encuentros, cada vez que lees los atributos de cada criatura, te llenas de conocimiento. Al cabo de unas cuantas partidas sabrás exactamente qué clase de enemigo preparar, cuánto tesoro puedes otorgar, qué línea seguir cuando los jugadores se salen del camino y cómo hacer más interesante un combate o conversación.

¿Los jugadores no llegaron a la puerta correcta donde tenías preparada a tu mejor criatura? ¿Ninguno reparó en las pistas que les dejaste al reverso de una pintura? ¿No te dejaron oportunidad de contar la historia completa de la desgracia de Frun Schamar y sus 7 concubinas? Sí. Eso pasa a menudo, pero esas cosas no se pierden. Antes de cada partida memorizarás un montón de cosas que los jugadores ignorarán por siempre. Esos encuentros “perdidos” son la clave de la improvisación. En menos de lo que creas tendrás tantas historias y encuentros en tu cabeza que podrás crear escenas y tramas nuevas instantáneamente y sin problema usando un arsenal inagotable construido con tu preparación. Pero todo comienza con la primera partida.

Tómate las reglas a pecho

 

Lee todas las reglas que podrían ser aplicadas en tu historia

Este consejo es muy parecido al primero. Lee todas las reglas que podrían ser aplicadas en tu historia, lee cómo funcionan los hechizos, las pociones y los objetos mágicos que planeas que aparezcan en la historia. Reglas de combate, sigilo, curación, habilidades, muerte. Anota todo en una hoja o escribe notitas adhesivas que puedas pegar en las partes apropiadas de tu libreto. 

De nuevo, sólo tú descubrirás con el tiempo lo que te sirve y lo que no. Llegará el momento en que te habrás leído tantos manuales que reconocerás al instante una regla que no te sirve, o crearás tu propia interpretación de una regla, o tu propio sistema que combine reglas de varios juegos. Pero primero tienes que pasar por el doloroso proceso de memorizar y probar las reglas tú mismo con tus conejillos de india.

Corolario: Evita discutir las reglas durante el juego. A toda costa. En caso de no entender una regla, márcala para leerla luego o consultar tu blog favorito. Lo ideal es que juegues con gente que también se tome su tiempo para leer las reglas que conciernen a sus propios personajes y equipo. Eso es de una ayuda extraordinaria, pero no es común entre novatos.

Addendum: Comúnmente oirás en muchos foros es que X sistema es muy complicado porque tiene demasiadas reglas malas. Por otro lado verás a gente defendiendo esas reglas mientras atacan otras. Entonces ¿Qué está pasando?

Lo más recomendable es no prestarle atención a nada de eso, leerte todas las reglas y aplicarlas a cabalidad. En tu proceso de descubrimiento verás que hay reglas buenas, reglas que sólo sirven en algunas ocasiones y reglas malas. También habrá reglas que te gustarán más que otras. Habrá reglas que tratarás de aplicar de nuevo en diferentes contextos para averiguar cómo se usan, y otras que desecharás en la próxima partida. Cuando descubras todo eso, de seguro te gustará la idea de entrar a todos esos foros a escribir un tratado sobre cuánto odias X regla. Por los momentos, ignóralos.

Consejos extra:

  • Corre una aventura en solitario
  • Mira los videos de los Rompe Mitos
  • Practica la noche anterior con alguien de confianza. Eso te familiarizará con las reglas de combate y movimiento.
  • Un par de días después de la partida escribe con detalle lo que sucedió en la aventura y nos escribes.

Y ahora, una frase universal que nadie explica cómo se hace pero todos sabemos qué significa:

¡Haz que todos la pasen bien!

Dame tu voto en HispaBloggers!

Anuncios

Un pensamiento en “Consejos para Narradores Inexpertos

  1. Pingback: Los Naziroleros | Rol En Tu Idioma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s