¿Qué es lo que se come de los juegos de rol?

Como aspirantes a convertirnos en editorial de juegos de rol, aventuras y cosas afines, dedicamos parte de nuestro tiempo analizando lo que otras empresas hacen por este mercado. No sólo nos fijamos en las grandes editoriales ya archiconocidas, sino en aquellas pequeñas que han sacado productos interesantísimos y que también nos inspiran. Este artículo es sobre lo que aprendemos tratando de ver qué clase de cosas queremos hacer.

El mercado de los juegos de rol parece dividirse en 4 productos básicos, que pondremos bajo nombres análogos para ilustrar la importancia aparente de cada uno en la “mesa” de un rolero y qué es lo que parece estar comiendo el público del rol:

 Platos: Son los sistemas. Estos están dirigidos más que todo a aquellos ya familiarizados con los conceptos básicos de un juego de rol. No importa mucho el idioma en que estén escritos. Podría también hacerse una analogía con lenguajes de programación: cualquiera familiarizado con ellos los puede decodificar y escribir con ellos. El mercado de los sistemas son los narradores y son la parte minoritaria del mundo de los juegos de rol. Más allá de ello, sólo unos pocos (los mejor dotados) pueden dirigir campañas interminables con sólo conocer el sistema, y coger alguna que otra idea sobre el contexto donde supuestamente éste se aplica (el mundo).

 Cubiertos: Aquí entra una amplia gama de cosas que sirven tanto a narradores como a jugadores. Los narradores usan aquellas que les sirven para preparar mejor sus historias, y los jugadores se sirven de los que les ayudan a manipularlas e interactuar con ellas. Aquí están libros sobre lineamientos sobre cómo crear personajes, catálogos de razas, clases, equipos, habilidades y criaturas. Esto es lo que ayuda a los jugadores a crear sus alteregos, proveyéndolos de herramientas para afectar o construir el mundo.

 La Carne: historias y aventuras. Es lo que los jugadores en realidad buscan. A veces son los narradores los que las proveen, pero muchas editoriales se han dedicado a crear tal variedad de suplementos de aventuras e historias que se han vuelto imperios multimillonarios sólo con ellas, convirtiéndose en la parte más prolífica de todas, y extrañamente la menos explotada en español.

Servilletas y Mantelillos: Mapas, figurillas, dados, y un largo etcétera.

Nuestro equipo por los momentos está interesado en la parte “comestible” de los juegos de rol. Nos apasiona la idea de poner a disposición de los narradores y jugadores algunos de los universos donde nuestros juegos favoritos se desarrollan. Aunque, como lo hemos hecho saber en otra entrada, es muy probable que a muchos narradores no les interese tanto esta parte ya que improvisar mundos se les hace muy fácil, el inmenso número de historias y aventuras vendidas por las grandes editoriales parece indicar que hay mucha más gente que necesita fuentes de inspiración. Si el público inglés tiene ese problema, no podemos sino sentirnos preocupados por el público hispano.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Qué es lo que se come de los juegos de rol?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s